© 2006 by kusine on Flickr.com, used under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.0 Generic license

© 2006 by kusine on Flickr.com, used under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.0 Generic license

Rábano

El rábano típicamente consiste en bulbos rojos y pequeños con hojas verdes en los fines. Es un tubérculo pero tiene un sabor distinto y más a la pimienta en comparación con el sabor del nabo o la remolacha. El rábano es un pariente de la semilla de mostaza. Todas las partes del rábano son comestibles – los bulbos, las semillas y las hojas.

¿Cómo se lo embodega?

Es mejor embodegar el rábano dentro del cajón de verduras del refrigerador (entre 32º y 36º F). Se debe almacenar las hojas y los bulbos del rábano en bolsas plásticas separadas. Bien embodegados, los rábanos pueden durar entre 1 y 2 meses.

¿Cómo se lo prepara?

Se puede comer los rábanos crudos en las ensaladas o como una guarnición. Todas las partes de la planta son comestibles – típicamente se prepara y se cocina los bulbos y las hojas de maneras distintas. Se puede cocinar el rábano al vapor o saltearlo.

¿Cómo se lo escoge?

Escoja los rábanos que con bulbos frescos y firmes, hojas de verde vívido y bulbos de color vívido. Evite los rábanos con rajaduras o macas que son indicaciones de putrefacción.

¿Por qué se lo come?

  • Contiene una variedad de nutrientes, incluso el potasio, el cobre, el manganeso, el calcio y la riboflavina
  • Es una fuente buena de vitamina B6 y ácido fólico y ácido ascórbico
  • Es una fuente buena de carbohidratos

¿Cuándo se lo cultiva?

Los rábanos crecen bien durante la primavera y el otoño. Necesitan entre 1 y 1½ meses después de la siembra para madurar.

¿Cómo se lo cosecha?

El rábano crece debajo de la tierra con las hojas arriba de la tierra. Para cosechar la planta, se lo jala de la tierra por las hojas. A veces, se venden los rábanos enteros y a veces separan las hojas de los bulbos.

Recetas:

Ensalada de rábano – pique el rábano, pimientos, pepino y cebollas. Mezcle con aceite de oliva, sal y un poco de azúcar. Remueva con hierbas; el tomillo o el eneldo.