© 2011 by Evan-Amos, used under the Creative Commons Universal Public Domain Dedication

© 2011 by Evan-Amos, used under the Creative Commons Universal Public Domain Dedication

Remolacha

Las remolachas son de colores vívidos y tienen un sabor fuerte y dulce: la remolacha tiene el mayor contenido de azúcar de todas las verduras. Típicamente miden entre 2 y 3 pulgadas de diámetro. Hay tres variedades de distintos colores: las rojas, las blancas y las amarillas o doradas. Las remolachas rojas son las más comunes. Tenga cuidado con estas:¡manchan todo! Además de la raíz deliciosa, se puede comer las hojas.

¿Cómo se las embodegan?

Embodegue las remolachas en un lugar frío y húmedo para que no se encojan: el cajón de verduras del refrigerador es una opción. Las remolachas bien almacenadas pueden durar entre 4 y 6 meses. Corte las raíces de las hojas y embodegue las dos partes separadas.

¿Cómo se las preparan?

Las remolachas frescas son saludables y sabrosas. Se puede hervirlas u hornearlas. Se puede saltear las hojas o comerlas crudas. A causa de que las remolachas manchan, prepárelas en una tabla y trate de evitar contacto entre las remolachas y las encimeras o la ropa.

¿Cómo se las escogen?

Escoja remolachas que parecen frescas con hojas verdes y raíces no dañadas. Pueden ser púrpuras, rojas, amarillas o blancas. Evite las remolachas con hojas amarillas o marchitadas.

¿Por qué se las comen?

  • Remolachas frescas contienen doble la cantidad de ácido fólico y potasio que las envasadas
  • Son una fuente excelente de beta caroteno, calcio y hierro

¿Cuándo se las cosechan?

Se cultivan las remolachas durante la primavera y el otoño. Se pueden dejarlas bajo la tierra durante meses fríos y se puede cosecharlas durante el invierno.

¿Cómo se las cosechan?

Se jalan las hojas de la remolacha para desenterrar las raíces. Se las enjuagan y se las agrupan.

Recetas:

Ensalada de remolachas y verduras -  Ase o hierva las remolachas enteras hasta que sea posible perforarlas fácilmente con un cuchillo. Corte las remolachas en rebanadas finas, rocíelas de una vinagreta y espolvoree sal y pimienta sobre las remolachas. Mézclelas con lechuga, rúcula, y hojas de remolacha. También  se puede añadir perejil, quesos fuertes como queso azul o queso de cabra, y pacanas o nueces.